Inicio NACIONALES Entretenimiento y Deportes ¿Culebrón o papelón sobre la “detención” del guerrillero Alejandro Ramos?

¿Culebrón o papelón sobre la “detención” del guerrillero Alejandro Ramos?

397
0

Hoy, por la tarde, circuló con fuerza la versión que un hombre internado hace más de cuarenta días en el Hospital Regional de Pedro Juan Caballero sería Alejandro Ramos, ex miembro del EPP y líder del Ejército del Mariscal López (EML). Su supuesta captura generó una movilización de prensa y autoridades que se fue desarmando con las horas y se proyecta como un amague de culebrón que apunta a terminar en papelón.

“Primicia”

Todo comenzó a eso de la 13:30, con la difusión en redes y círculos periodísticos acerca de la existencia y la foto de un hombre internado en el Hospital Regional de Pedro Juan Caballero, capital de Amambay, que tenía parecido con el guerrillero Alejandro Ramos, ex soldado del EPP y fundador del grupo criminal Ejército del Mariscal López (EML).

Se hizo circular la foto de un paciente delicado y de apariencia física muy demacrada con versiones extraoficiales de que sufría de varias enfermedades: neumonía, coronavirus, lepra y hasta lehismaniasis.

El hombre, según las primeras versiones, estaba internado desde el 26 de junio pasado y fue depositado por un tercero. A partir de allí comienzan los dimes y diretes. Primero, que no tenía documentos; después, que presentó un certificado de nacimiento a nombre de Lino Vega Valenzuela y un documento de identidad aparentemente falso.

La noticia corrió como reguero de pólvora y nadie sabía quién la inició: Si fue un rumor de prensa convertido en información a través de consultas la Policía Nacional o una filtración policial tomada como noticia por periodistas detrás de “ser el primero”, el de “la primicia”.  

Culebrón

La Policía Nacional movilizó hacia el lugar efectivos para entrevistar al individuo (que siempre sostuvo ser Lino Vega) y verificar la identidad del paciente a través del sistema AFIS.

Mientras la prensa apretaba a los voceros del orden público, se comenzó a pisar y pasar la barrera entre la hipótesis y la realidad, entre lo condicional y lo concreto, entre el “ría” y el “es”. Los policías daban pie, de alguna manera, mientras en las redes sociales ya que comentaba sobre los primeros éxitos del Gobierno en la lucha contra la guerrilla.

De esta manera, con preguntas capciosas y proyecciones no comprobadas, entre medios radiales y virtuales comenzó a circular la versión que Alejandro Ramos, el ex EPP por quien el Gobierno ofrece 1.000 millones de guaraníes por su captura, ya estaba detenido en el Hospital de Pedro Juan donde comenzaron a concentrarse medios tradicionales y canales que solo se ven a través de redes sociales. La carpa del circo estaba montada y el público dijo presente.

Cuando llegó Reinalda Palacio, la Agente Fiscal Antisecuestros, fue se prendieron las luces del espectáculo. Su ingreso fue como el de un famoso luchador de artes marciales mixtas (UFC) acompañada por su escolta y con un público excitado que vitoreaba su presencia.

¿Papelón?

Poco antes de la presencia de la fiscal antisecuestros comenzaron a circular versiones más opacadas acerca de que el paciente insistía en ser un desconocido Lino Vega (lo que dijo, desde el principio) y no el famoso Alejandro Ramos. También que el sistema AFIS no lo reconoció por la descomposición de la piel por lo cual se está recurriendo a otros métodos como comparar huellas con registros dactilares y hasta se habló de una prueba de ADN con el cadáver de su hijo recientemente abatido en un enfrentamiento con efectivos de la Fuerza de Tareas Conjuntas (FTC)

La Fiscala conversó con el paciente detenido. Informó que el paciente reiteró, una vez más, Lino Vega Valenzuela de Zanja Pyta. La representante del Ministerio Público salió del lugar ordenó la búsqueda de los familiares del hombre señalando que no se podía comprobar su identidad y se realizarán más trámites al respecto.

En medio de la histeria colectiva, apareció la hija del paciente, que fue buscada por la Policía y reconoció a su padre.

Documentos falsos

Algunos medios fueron más lejos e investigaron los documentos presentados. Señalaron, con pruebas, que los números de ambos, del paciente y del supuesto hijastro que lo depositó, son falsos y corresponden a otras personas.

Al cierre de la jornada, seguían las dudas que solo serán develadas durante el transcurso de los días. Mientras, entre medios de prensa se culpaban o consolaban, de acuerdo al caso, sobre el origen de las fuentes y el uso de la información, tratando de acomodarse a un hecho que seguirá generando noticias por algunos días. Igualmente, eran motivos de burla los supuestos informantes y su esperanza de cobrar algo por la captura del guerrillero.

Fuentes: Diarios Abc Color, Última Hora, La Nación y Red Activa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí