Inicio NACIONALES Comentarios 5 lecciones de Becal-Itaipú

5 lecciones de Becal-Itaipú

523
0

El mismo coordinador general del Programa Nacional de Becas de Posgrados en el Exterior (Becal) comentó en sus redes sociales su impresión sobre el bajo rendimiento que tuvieron los postulantes a las plazas otorgadas por Itaipú para carreras universitarias. Más allá del aplazo masivo que llamó la atención de Federico Mora, aunque no es sorpresivo, nos cabe proponer algunas conclusiones sobre el resultado del proceso de otorgamiento de becas bajo esta modalidad.

  1. Los exámenes de competencias básicas implementados por Becal-Itaipú son un interesante indicador nacional de la calidad de los egresados de la Educación Media, a falta de un modelo de evaluación general fuera de los colegios. Es decir, como no hay pruebas nacionales de ubicación en universidades, el modelo de Becal-Itaipú ofrece una proyección interesante de las debilidades de la formación en Nivel Medio.
  2. Pero, así como los exámenes de Becal-Itaipú son una muestra del rendimiento académico de los bachilleres, es claro que las becas que otorgan no son suficientes para igualar las oportunidades de acceso a la universidad. Finalmente, de un gran número de postulantes, quedan unos muy pocos aventajados. Las becas solas no ayudan a reducir las brechas sociales y educativas porque estos problemas son previos al ingreso en las universidades.
  3. De 6609 postulantes, según datos suministrados por FIUNA-Becal, se presentaron a rendir 4327 jóvenes de los cuales aprobaron 1678. El 69,8% de los candidatos provino de colegios públicos. Si bien, no alcanzamos a discriminar la cantidad de aplazados procedentes del sector oficial, podemos deducir que el bajo rendimiento representa comparativamente una desventaja pronunciada entre instituciones públicas y privadas. Hay un barranco profundo entre estos sectores que explica también la desigualdad social y la baja calidad educativa.
  4. La secundaria no prepara para la universidad. Aquí hay otra gran distancia no resuelta aún. En el 2010, un estudio sobre deserción escolar -publicado por el MEC  y el Instituto de Desarrollo- ya mostraba que el 37,3% de los docentes de Nivel Medio no estaba conforme con los objetivos que ellos enseñaban. Decían que el currículum no cumple con las expectativas ni de los adolescentes escolarizados ni de la sociedad ni del mercado donde tendrán que insertarse. No debemos suponer que el camino lógico después de la secundaria sea la universidad. Existen estadios intermedios que son necesarios desarrollar y promocionar. Pero tampoco estamos seguros que quienes salen de los colegios estén preparados para ingresar en los institutos de formación técnica profesional, por ejemplo.
  5. Las universidades en el país no seleccionan a sus ingresantes, sino que inscriben. Alguno que otro sistema de admisión razonable intenta nivelar las competencias de sus postulantes. Pero en general, dada la expansión de la oferta institucional mayoritariamente privada, se produce un espacio de competencia por la captación de matrículas con discutidos criterios de selección. Por eso, las becas de Becal-Itaipú asumen el desafío, no solo por las plazas disponibles, de generar mecanismos de selectividad para derivar luego a las universidades los perfiles esperados. Esto es lógico, pero el proceso debe ser del revés. Son las universidades las que deben definir los perfiles de ingreso y seleccionar a sus estudiantes.

(*) Doctor en Educación Superior

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí